Guía de compra

Bienvenido a nuestra guía de compra. Trataremos aquí de explicarle de manera sencilla lo que debe tener en cuenta de cara la compra de su vinoteca o armario de vino. Repasamos las cinco reglas de oro para la conservación del vino, preguntas frecuentes y los diversos tipos de vinotecas y armarios de vino disponibles actualmente en el mercado. Si, tras leer la presente guía, tiene más dudas o consultas, no vacile en ponerse en contacto con nuestro servicio de atención al cliente. Nuestros expertos estarán encantados de atenderle.

5 reglas de oro para el almacenaje de vino

Diversos tipo de vinotecas y armarios de vino

Las vinotecas están disponibles en diferentes tamaños, colores y diferentes tipos de instalación. Si tu eres aficionado a los vinos, o un amante y coleccionista, ¡tenemos vinoteca para ti! Pequeña, barata, con dos zonas de temperatura, aquí encontrará seguro su nueva vinoteca. ¿Pero cuáles son las diferencias entre independientes, encastrables y integrables? La solución está abajo. Puedes también leer las “Cuestiones importantes que plantearse de cara a la compra de una vinoteca o armario de vino” más abajo.

Vinoteca independiente

La variante más habitual y sencilla de vinoteca es la independiente. La vinoteca independiente debe colocarse preferiblemente en un espacio que permita una correcta circulación del calor que irradia el dispositivo, es decir, no empotrada. Una vinoteca independiente precisa siempre de un espacio libre a su alrededor de unos 10 cm para una correcta ventilación. Las vinotecas independientes están disponibles con refrigeración por compresor o termoeléctrica.

Vinoteca encastrable

Las vinotecas encastrables suelen instalarse bajo la encimera de una cocina o bien dentro de un armario alto. Ofrecemos vinotecas encastrables de distintas marcas con un ancho de 15 a 60 cm. Asimismo contamos con una amplia selección de vinotecas con diferentes altura de puerta adaptadas a las dimensiones de las principales casas de mobiliario de cocina. Queremos que su vinoteca armonice con el resto de su cocina. La forma más sencilla de hacer esto es comprobando que la puerta de su vinoteca tenga la misma altura que las tapas de su mobiliario de cocina.

A diferencia de las
vinotecas independientes, las encastrables pueden instalarse sin tener en cuenta el espacio disponible a su alrededor. La ventilación en una vinoteca encastrable se lleva a cabo a través de un pedestal en la parte delantera y, por lo tanto, es importante no cubrir este. ¿No está seguro sobre la manera de instalar su vinoteca encastrable? Eche un vistazo a nuestra guía de instalación para saber cómo empotrar su vinoteca encastrable.

Vinoteca integrable

Las vinotecas integrables se instalan siempre en aparadores altos y funcionan igual que un horno empotrado. La instalación de una vinoteca integrable es ligeramente más compleja que la de las encastrables. Ello hace que sea una opción extremadamente popular entre clientes que están reformando su cocina en el momento de adquirir su vinoteca. Las vinotecas integrables carecen de dispositivo de ventilación en la parte delantera, lo que permite conjuntarlas con el resto de su cocina. No obstante, tiene que dejarse espacio para la ventilación en el armario alto (tanto en su parte superior como inferior). Eche un vistazo a nuestra guía de instalación para el modo de empotrar su vinoteca integrable.

Armarios de vino

Ahora bien, dejando a un lado las vinotecas, si lo que desea es almacenar el vino durante más tiempo y crear condiciones similares a las de una bodega, debe apostar por un armario de vino. Un buen armario de vino tiene en cuenta las cinco reglas de oro: temperatura constante (12 °C), ausencia de olores (filtro de carbono), ausencia de vibraciones (compresor sin vibraciones), ausencia de luz (puerta opaca) y humedad adecuada (piedras de lava, depósito de agua y posibilidad de control).

Vinosoluciones.es FAQ

Cuestiones importantes que plantearse de cara a la compra de una vinoteca o un armario de vino.
Aunque pueda parecer una cuestión sencilla, resulta fundamental pensar en ello. Si su propósito es degustar sus vinos con frecuencia y no prevé guardarlos durante varios años, debe invertir en una vinoteca. Si, por el contrario, tiene la intención de conservar sus botellas de vino durante un período más prolongado, ha de apostar por un armario de vino. Ahora bien, si lo que pretende es almacenar vinos y mantenerlos también a temperatura de servicio, le recomendamos una vinoteca y un armario de vino o, como alternativa, un armario de vino multifuncional, que cubre ambas necesidades.
Si la vinoteca ha sido diseñada para guardar vino tinto y blanco será preferible dos zonas de temperatura. Si, por el contrario, ha sido concebida para un único tipo de vino, bastará con una sola zona de temperatura. Tres zonas de temperatura le permitirán mantener el vino refrigerado a tres temperaturas de servicio distintas, perfecto para aquellos que quieran guardar champán junto con vino blanco y tinto listos para ser servidos.
Cuando uno empieza a coleccionar vinos, a menudo resulta difícil parar. Por ese motivo puede ser buena idea planificar un número de botellas superior al que haya podido prever en un primer momento. En consecuencia, le recomendamos por experiencia que apunte alto e invierta en una vinoteca con una capacidad de botellas un 20% superior a la planteada originariamente. Ello le permitirá ampliar fácilmente su afición a lo largo del tiempo sin necesidad de invertir en una nueva vinoteca o armario de vino.
Las vinotecas deben situarse en una estancia de clima interior, es decir, con una temperatura superior a los 15 °C. De lo contrario, no funcionarán de forma óptima. Además, han de evitarse en la medida de lo posible grandes fluctuaciones térmicas dentro de la habitación. La mayoría de los armarios de vino cuentan con sistemas de seguridad para bajas temperaturas que hacen posible su uso en climas más fríos (hasta 0 °C). Con un armario de vino de este tipo puede sentirse seguro, incluso si lo ubica en el garaje o la bodega.
Las indicaciones sobre capacidad asignadas a los distintos tipos de armarios de vino/vinotecas se facilitan con fines informativos. Le ayudarán a efectuar su elección de acuerdo con sus deseos y el espacio del que dispone. Dichas capacidades se basan en una botella estándar de tipo "Bordeaux 75cl tradition". En realidad es probable que coleccione botellas de diversas formas y tamaños. Puede presuponerse por razones prácticas que va a llenar su vinoteca con un número de botellas justo por debajo de la capacidad máxima. Por ejemplo, si en una vinoteca se depositan únicamente botellas de Borgoña, cabrán en torno al 25-30% menos que la suma original calculada para botellas de Burdeos.
Si tiene la intención de colocar su vinoteca en una estancia donde pasa mucho tiempo, obviamente es importante tener en cuenta el nivel de ruido del aparato, el cual se mide en decibelios y viene especificado con cada modelo. En torno a 40 dB constituye un valor normal en lo que respecta a las vinotecas. No obstante, es importante recordar que los aparatos refrigeradores tienen que hacer algo de ruido, puesto que el compresor debe operarse de vez en cuando y no es posible hacerlo en completo silencio.
Una vinoteca con refrigeración por compresor funciona de manera muy similar a una nivera. Se trata del sistema de enfriamiento más eficaz. Una desventaja de los refrigeradores con compresor es el ruido que emiten al operarse este. Así pues, le aconsejamos que escoja una vinoteca con un bajo nivel de ruido. Las vinotecas termoeléctricas son generalmente más silenciosas y se operan mediante una tecnología similar a la de las neveras portátiles. En la refrigeración termoeléctrica se emplea un elemento Peltier que enfría una amplia superficie. Luego se hace circular este frío con ayuda de ventiladores. Un inconveniente de las vinotecas termoeléctricas es que no son tan eficientes como las de compresor.
El ruido es algo muy subjetivo. Mientras que, para algunos, determinados sonidos pueden resultar molestos, otros los pueden considerar como algo totalmente normal. Además, en la mayoría de los casos, los sonidos nuevos se perciben mucho más durante el período inicial. Uno se acostumbra trascurrido un cierto tiempo. Sin embargo, puede resultar tranquilizador saber cuáles son los sonidos normales para evitar preocuparse sobre posibles averías. En un armario de vino hay que destacar dos tipos principales de sonido. Uno de ellos procede del compresor, que se pone en marcha a intervalos regulares. Suele tratarse de un leve zumbido. El otro es del evaporador, y recuerda al sonido de un submarino. Este último puede variar ligeramente en intensidad. Las vinotecas encastrables generan también dos tipos de emisiones acústicas. En este caso suenan el compresor y el ventilador, los cuales garantizan que la vinoteca pueda “respirar”. El ventilador, que además aporta a los vinos un ambiente apropiado e inodoro, se activa con cierta frecuencia.
En muchas vinotecas con 2 zonas de temperatura, estas son interdependientes. En ese caso, la temperatura de la zona superior debe situarse al menos 5 grados por debajo de la de la zona inferior. Comuníquese con nosotros para saber cómo proceder con la vinoteca que le interesa.